Despacho de abogados especialista en Derecho Bancario A COSTE CERO

En dP Abogados somos especialistas en derecho bancario. Contamos con un equipo de profesionales especializados en la tramitación de trabajos acerca de cláusulas suelo, tarjetas revolving, gastos hipotecarios, IRPH, SWAP, multidivisa y bonos convertibles.

Cláusulas suelo

Durante la época de previsión de caída del Euribor, las entidades financieras, en los préstamos o créditos hipotecarios, incluyeron una cláusula que les permitía limitar el interés, de tal forma que a pesar de que el Euribor descendiera, el tipo de interés que debe pagar el consumidor era el mínimo estipulado en escritura. Se trata de una cláusula limitativa de interés incluida por la entidad bancaria de forma unilateral y sin informar de sus implicaciones económicas a los consumidores.

Los afectados por la inclusión de la cláusula suelo han sido los consumidores o empresas que suscribieron un préstamo hipotecario o crédito de interés variable con una entidad financiera, y en la que se les incluyó una cláusula limitativa de interés sin información previa de la entidad.

Si no existió información previa y fue una cláusula incluida unilateralmente por la entidad, los perjudicados pueden reclamarla mediante un procedimiento judicial ante los tribunales españoles.

También nos encargamos de asesorarle en caso de que venga incorporada o relacionada con otras cláusulas (índice IRPH, vencimiento anticipado, interés de demora, comisiones indebidas…) o un contrato como puede ser un swap o permuta financiera incorporado a un préstamo personal o hipotecario. Y ello independientemente, y sin perjuicio de una primera valoración de la documentación, de que el deudor sea persona física o empresa e independientemente de que se traten de viviendas, VPO o locales comerciales. Además, le informaremos sobre cómo puede afectarle la retroactividad de las cláusulas suelo.

IRPH

El IRPH, o cómo debería ser denominado ‘los índices IRPH’, son índices de referencia distintos a los más utilizados en préstamos hipotecarios, como es el caso del Euribor o el MIBOR. Sus siglas, IRPH, significan “Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios”.

Podemos decir que el IRPH es uno de los indicadores que utilizan las diferentes entidades financieras para actualizar el tipo de interés de las hipotecas al tipo variable de sus clientes, siendo el Banco de España el responsable de publicarlo mes a mes.

También es de reseñar que son índices faltos de transparencia en su cálculo y que además pueden ser manipulados por las entidades bancarias que los comercializan.

El índice IRPH Cajas y Entidades se dejaron de publicar mediante ley el pasado octubre de 2013, y a partir de esa fecha la mayoría de entidades optaron por, en lugar de sustituirlo por otro índice como es el Euribor, dejar “congelado” el tipo último que se le aplicó, siendo que el consumidor está abonando tipos de interés de entre un 3,5 y 4,5% cuando el Euribor está rozando el negativo desde 2008.

Pero lo que queremos hacer entender a nuestros clientes es que existe la posibilidad real de reclamar con éxito la nulidad del IRPH entidades, así como, de obtener la devolución de las cantidades abonadas durante la vida del mismo.

SWAP

Durante los años 2006-2008 y ante la expectante bajada de tipos de interés del Euribor, las entidades de crédito se dedicaron a comercializar y “colocar” masivamente lo que llamaban un “seguro de tipos” y que luego resultó en un producto financiero complejo y de alto riesgo. Los bancos hacían firmar a consumidores, y también sobre todo a empresas, contratos que lo hacían era generar liquidaciones negativas a favor del banco; un detalle del que nunca informó la entidad podría generarse.

La comercialización de swaps o permutas financieras fue acompañada normalmente, de la firma de operaciones de préstamos hipotecarios o financiación de empresas, afirmando que sería una protección ante la inminente subida de intereses del Euribor. Lo que no explicaron las entidades fue que el Euribor ya tenía pronosticada su bajada, algo que finalmente sucedió ya en 2008.

Una permuta financiera de tipos de intereses o swap es un contrato mediante el cual dos agentes económicos —mediante un posible intermediario—, intercambian entre sí flujos de intereses periódicamente y durante un tiempo preestablecido. Estos flujos de intereses están calculados sobre un mismo principal teórico acordado en la operación (importe nocional), denominados en la misma moneda y obtenido a partir de distintos tipos de referencia (tipo de interés fijo y variable).

Se trata de un producto financiero de alto riesgo dirigido a inversores muy cualificados con conocimientos reales de la situación de riesgo que comporta dicho producto. Por ello, la normativa comunitaria establece una legislación más proteccionista, por lo que las entidades que prestan servicios de inversión deberán proporcionar a sus clientes una descripción general de la naturaleza y riesgos de los instrumentos financieros teniendo en cuenta la clasificación del cliente como minorista o profesional.

Las entidades bancarias de este país comercializaron de manera indiscriminada los famosos contratos de swap entre empresas y particulares, sin otorgar la debida información que hiciera que el cliente prestara su consentimiento válidamente.

Multidivisa

Nuestros éxitos frente a las principales entidades bancarias de todo el país (Bankinter, Barclays, Caixabank, BBVA, Banco Popular, Banco Santander, Banco Sabadell, etc.) nos avalan. Las hipotecas multidivisas fueron un producto financiero complejo y de riesgo ampliamente comercializado en nuestro país durante la época de 2006-2008 por las entidades de crédito, como la mejor alternativa al elevado índice del Euribor.

En los últimos años, las hipotecas multidivisas (formalizadas normalmente en yenes japoneses o francos suizos) llegaron a comercializarse con cierta frecuencia por entidades financieras de nuestro país. Sin embargo, fue tras el derrumbe del Euro frente a las divisas extranjeras (yenes, dólares y francos suizos), a partir de 2010 que los consumidores se dieron cuenta que no tenían suscrito el producto tan ventajoso que le aconsejó la entidad bancaria.

Por tanto el Euro se encontró derrumbado frente al dólar y especialmente frente al yen, en unas proporciones, además, alarmantes.

En los casos en los que el deudor hipotecario ha garantizado personalmente el importe del crédito, como ocurre la mayoría de veces, deberá afrontar la posibilidad de que su inmueble sea adjudicado a la entidad por el 60% del valor de tasación, además de la posibilidad de ser ejecutado hipotecariamente, continuando debiendo el importe restante del inmueble.

La ley 2/1981 de 25 de Marzo, que regula el mercado hipotecario en nuestro país, sienta y establece la obligación en las entidades financieras de observar la más absoluta transparencia en el otorgamiento de créditos hipotecarios.

En el caso de productos complejos como las hipotecas multidivisas, las entidades financieras deben asegurarse que el prestatario haya comprendido en toda su extensión el producto y sus riesgos.

De lo contrario, deberán responder ante los tribunales de la mala praxis para con sus clientes. Ya son centenares las sentencias que se han ganado en todo el país (sobre todo en Madrid y Barcelona) y que han declarado las nulidades de hipotecas multidivisa del préstamo.

Bonos Covertibles

Los bonos convertibles son considerados un producto financiero de alto riesgo y complejo. Complejo porque implica tener unos conocimientos específicos acerca de este tipo de inversiones; y de riesgo en tanto en cuanto dependen directamente de la solvencia y evolución de la entidad financiera que los ha emitido.

La convertibilidad supone la posibilidad de transformar un activo financiero en otro. Así, una determinada obligación (bono) puede convertirse en una acción o en otra clase de obligación. Las obligaciones convertibles o canjeables permiten a su propietario canjearlas por acciones en una fecha determinada.

Hasta la fecha de conversión o canje, el inversor recibe los intereses mediante el cobro de cupones periódicos. El número de acciones que se entregarán por cada bono u obligación, la forma de determinar los precios, así como las fechas de canje o conversión, se especifican en el Folleto Informativo publicado por la entidad financiera emisora.

Contacta con nosotros A COSTE CERO